Brand Journalism
Seleccionar página

Te recomendamos 10 playas de Tenerife que son inolvidables…

Es una de las islas más concurridas de Canarias, ya que cuenta con atracciones para todos los gustos. Tenerife es cultura, es naturaleza, es gastronomía y son también playas espectaculares, desde aquellas más familiares y todoterreno, repletas de actividades y servicios, a hermosas playas salvajes en las que desconectar del mundanal ruido mientras sentimos que el tiempo se detiene. La isla dispone de diferentes playas según nuestras necesidades e incluso según nuestro estado de ánimo. Estas son, a nuestro juicio, algunas de las más bonitas:

 

Playa de los Gigantes

Es difícil no contener la respiración cuando se llega por primera vez (y por segunda, y por tercera…) a Los Gigantes, unos impresionantes acantilados de hasta 600 metros de altura que fueron bautizados en la época guanche como “la muralla del infierno”. Los designios de la naturaleza han hecho que Los Gigantes se abran y den lugar a algunas ensenadas y pequeñas y pintorescas playas, como esta, cercana al Puerto de Los Gigantes, un lugar perfecto para desconectar y sentirnos pequeños frente a semejante despliegue natural.

 

Playa de Las Américas (Adeje)

Esta hermosa y ancha playa de aguas tranquilas, siempre agradable y ambientada, es un espacio todoterreno en el que tanto podremos ir a disfrutar en familia como a practicar deportes náuticos, tomar el sol con calma o disfrutar de su gran cantidad de chiringuitos y de unos alrededores repletos de tiendas, restaurantes, bares, discotecas, karaoke o cualquier propuesta de ocio que nos venga a la cabeza. Con medio kilómetro de longitud y arena dorada, la playa cuenta con numerosos servicios, desde duchas a aparcamiento, acceso para minusválidos, socorristas, etc.

 

Playa de las Teresitas (Santa Cruz de Tenerife)

Ubicada muy cerca de Santa Cruz de Tenerife, la Playa de las Teresitas fascina a propios y extraños con su arena amarilla, que fue traída desde el Sáhara para convertir a esta playa en uno de los principales reclamos turísticos de la ciudad. Cuenta con todo tipo de servicios, desde chiringuitos a socorristas y aparcamientos, y con unas aguas cristalinas y tranquilas que hacen de ella un lugar ideal para visitar en familia. No es la mejor playa si queremos estar solos y disfrutar del silencio, pero sin duda es el lugar ideal para poner fin a una jornada en Santa Cruz con un buen baño al atardecer.

 

Piscina natural Jover (La Laguna)

Esta piscina natural de agua transparente y ambiente siempre agradable y familiar es uno de los secretos mejor guardados de Tenerife. Situada en Tejina, un pequeño pueblo perteneciente al municipio de San Cristóbal de La Laguna, este rincón de Canarias presume de bonitas vistas a Bajamar y la Punta del Hidalgo, y es perfecta para las personas con movilidad reducida, pues están perfectamente adaptadas para que puedan disfrutar del baño. Acabar el día con una cañita en el bar no tiene precio, aunque los amantes de los deportes acuáticos seguro que encuentran actividades a su medida en el club náutico.

 

Playa de Masca (Buenavista del Norte)

Uno de los grandes atractivos de Tenerife (y de todas las Islas Canarias, en realidad) es que cuenta con playas para todos los gustos, desde aquellas más accesibles y familiares a calas recónditas y solitarias de difícil acceso. Entre estas últimas encontramos esta playa de medio kilómetro a la que se accede tras una excursión a pie o en barco, un despliegue de aguas turquesas camufladas entre un paisaje rocoso y un silencio casi absoluto en cualquier época del año.

 

Playa de la Tejita (Granadilla de Abona)

Es fundamental llegar caminando hasta este espacio natural protegido (tendremos que dejar el coche a 10 minutos) de arenas oscuras y aguas tranquilas y limpias. Alejada de cualquier centro urbano, esta playa tiene un agradable chiringuito para hacer un alto en el camino tras el baño. Las vistas a su montaña roja son instagrameables a más no poder, y podremos disfrutarlas sobre una hamaca (disponen de servicio de alquiler) mientras practicamos nudismo.

 

El Bollulo (Orotava)

Es una de las playas más bonitas de Tenerife, ubicada cerca de Puerto de la Cruz, formada por una gran playa principal y una pequeña cala de 60 m, ambas de arena negra. Dispone de restaurantes, chiringuitos y servicio de alquiler de hamacas, aunque el carisma de su entorno (está situada al borde de un acantilado) y la belleza de sus tranquilas aguas harán que no queramos abandonar el mar en ningún momento. Pese a que se llega con facilidad en coche, lo recomendable es calzarnos convenientemente y hacer el recorrido a pie por El Rincón, una zona verde de plataneras que nos hará coger con más ganas nuestra hamaca.

 

Playa de Benijo (Anaga)

Escondida entre las montañas de Anaga, esta playa paradisíaca es uno de los lugares ideales para contemplar la puesta de sol en Tenerife. Suele estar frecuentada por bañistas que practican el naturismo y por amantes de los deportes acuáticos, y su ambiente es siempre tranquilo e íntimo. De hecho, no hay apenas servicios, salvo un quiosco en el camino posterior. Es recomendable visitarla cuando la marea está baja, para contemplar sus aguas salvajes en su máximo apogeo y dejarse seducir por su carisma.

 

Playa de Diego Hernández (La Caleta)

También conocida como La Caleta de los Hippies, parece mentira que esta minúscula playa que parece recién salida de El lago azul forme parte del municipio de Adeje, uno de los más turísticos de la isla. A la playa se accede a través de una ruta de media hora desde el pequeño pueblo de pescadores de La Caleta, y llegar hasta ella ya es parte de la aventura. Su roca caliza contrasta con el azul cristalino de sus aguas, y es ideal para hacer nudismo. También se pueden llevar perros.

 

Playa de los Cristianos (Arona)

Ubicada en el siempre animado municipio de Arona, en el sur de Tenerife, esta playa urbana es un despliegue de acción en todas las épocas del año. Aquí podremos practicar actividades acuáticas, disfrutar de su vida cultural y artística, de su gastronomía en cualquiera de sus chiringuitos y de sus aguas tranquilas y de escaso oleaje.